5 Propiedades y beneficios del queso de cabra que no conocías

05-12-2017

  Salud
Compartir en Facebook Compartir

Aparte del gustazo que es comerse una buena ración de queso de cabra aquí os dejamos 5 maravillosas excusas que explican las propiedades de este alimento para que lo incluyáis en vuestras dietas como capricho y como complemento saludable.

  1. Bajo en lactosa. Se estima que la leche de cabra tiene un 1% menos de este azúcar por lo que en sí misma se hace más tolerable para personas que presentan problemas de intolerancia a la lactosa. Por otro lado los quesos de larga curación ya no tienen este azúcar dado que por los procesos internos del queso la lactosa se ha convertido en otros compuestos que ya no provocan intolerancia.

  2. Más fácil de digerir. Por su composición la leche de cabra en muchos países se usa como base para la elaboración de leches maternizadas. Hablando en términos técnicos podríamos decir que la leche de cabra es una leche casi alcalina (presenta un pH de entre 6,7 y 6,8). Además contiene menos caseína del tipo alfa 1 que suele ser responsable de la mayoría de las alergias a la leche.

  3. Alto contenido de nutrientes. El queso de cabra es una buena fuente de vitamina A, vitamina D, vitamina K, riboflavina, potasio, calcio, fósforo, hierro, niacina y tiamina. Ayuda al desarrollo óseo y a la prevención de la osteoporosis. Para los más coquetos también hay que destacar que todos estos nutrientes mejoran el aspecto y la salud del cabello, la piel y las uñas.



  4. Contiene prebióticos. Aunque parezca ciencia ficción los quesos de cabra muestran altos niveles de prebióticos, ello mejora la flora intestinal y el sistema inmunológico. Ayudan a incrementar la capacidad natural de sintetizar el calcio y de absorber la vitamina B. Además, otro aspecto beneficioso guarda relación con la cantidad y naturaleza de sus oligosacáridos. Estos compuestos llegan al intestino grueso sin digerir y actúan como prebióticos, es decir ayudan al desarrollo de una flora prebiótica que compite con la flora bacteriana patógena y acaba por eliminarla. Todo esto ha quedado demostrado en un estudio reciente de la Universidad de Granada.

  5. Grasa más saludable. Los quesos de cabra tienen menos grasas saturadas. Varios estudios demuestran que el consumo de la leche de cabra reduce el colesterol total y la fracción LDL gracias a los ácidos grasos de cadena mediana (caproico, caprílico, cáprico).


En resumen, ya sea por su incomparable sabor, por la gran cantidad de variedades que tenemos, por las propiedades saludables que presenta, por los claros beneficios para nuestra salud o simplemente porque apetece, siempre es un buen momento para consumir queso de cabra artesano. Os recomendamos que incluyáis en casa las diversas variedades de La Najarra, La Laguna o Peñagorda y empecéis a beneficiaros de estos manjares.