3 recetas fáciles y deliciosas con queso

09-01-2018

Compartir en Facebook Compartir

Llegas a la cocina y te da una pereza mortal ponerte en plan chef y tardar cinco horas en preparar un delicioso plato (está claro que si inviertes tanto tiempo por lo menos el plato debe de ser excelente) así que abres una lata de comida precocinada, 5 minutos de microondas y solucionado. Pero, qué pasaría si te pudieras garantizar comida casera, fácil, rápida y deliciosa (la versión culinaria del famoso bueno, bonito y barato). Pues bien aquí os dejamos tres ideas que os pueden salvar de más de un apuro y harán las delicias de todos los comensales.

 

  1. Ensalada de queso de oveja cremoso sobre espinaca fresca. Quién dijo que las ensaladas eran sólo para el verano. Escoge unas hojas de espinaca fresca y ponlas sobre un bol, corta unas tiras de queso madurado cremoso de oveja y atempéralas 20 segundos en el microondas, una vez están medio fundidas añádelas al bol y por último añade un puñado de nueces enteras y pasas pequeñas. Adereza la ensalada con un chorrito de vinagre de Módena y Aceite de Oliva Virgen Extra. En no más de 5 minutos tendrás un primer plato ligero y saludable pero a la vez lleno de sabor.

 

  1. Bocadillo de guacamole y queso semicurado de cabra en pan de semillas. Todos tenemos cerca algún horno de pan artesano, te animamos a que les hagas una visita y compres un buen pan de semillas. Tuesta ligeramente este pan en la plancha (en realidad es para que se caliente un poco), corta queso semicurado de cabra en lonchas, ni muy finas ni muy gordas, añade guacamole casero en el centro del pan (esto ayuda a que no se derrame por los lados a la hora de comerlo) y prepárate para reinventar los bocadillos que se preparan en un “pis-pas”.

 

  1. Rissoto con queso curado de oveja. Es cierto que está sería la más complicada de las tres recetas que os ofrecemos, pero tampoco hace falta ser un chef experto para disfrutar de este platazo. Escoge un cazo no demasiado alto, añade aceite de oliva virgen extra a fuego lento, cuando alcance la temperatura adecuada añadimos la cebolla troceada en dados. Cuando ésta se haya pochado agregamos el arroz. Removemos todo y vamos añadiendo poco a poco el vino blanco. Incrementamos la temperatura y cuando se haya evaporado el vino añadimos el agua, la sal y la pimienta. Una vez hecho esto bajamos el fuego. Con paciencia dejamos que el rissoto se vaya cociendo, a mitad de la cocción añadimos el queso curado de oveja cortado en dados y seguimos removiendo hasta que el agua se evapore por completo. Es importante irlo moviendo para evitar que el arroz se pegue.

 

Para sacar todo el partido a estas recetas, nosotros estos platos los elaboramos con queso madurado de oveja La Laguna, queso semicurado de cabra Peñagorda y queso curado de oveja Peñagorda respectivamente. Ya sólo queda elegir una buena copa de vino o cerveza artesana y podemos sentarnos a comer como reyes.