7 Razones para consumir queso de Cabra y Oveja

06-04-2018

  Noticias   Salud
Compartir en Facebook Compartir

Consumir un queso artesano de cabra o de oveja siempre es una excelente idea. Acompañarlo de un rico pan de leña y ayudar a digerirlo con un buen vino parece un planazo para casi cualquier momento del día. No obstante hemos tratado de buscar explicaciones un poco más racionales y menos hedonistas que os ayuden a justificar esta práctica.


1. Es muy nutritivo. Parece casi impensable que este producto tenga una cantidad de nutrientes tan alta, entre ellos destacamos: vitamina A, vitamina B, vitamina D, vitamina K, riboflavina, potasio, calcio, fósforo, hierro, niacina y tiamina. Es por ello que se hace indispensable consumir una ración moderada de queso para aportarnos la cantidad de calcio recomendada para mejorar la salud de nuestros huesos y dientes. Además en el caso de los quesos de cabra se ha demostrado que muestran altos niveles de prebióticos lo que mejora la flora intestinal y el sistema inmunológico a la vez que incrementan la capacidad natural de sintetizar el calcio y la vitamina B.

2. Más fácil de digerir. Tal y como decíamos en otro post, los procesos de elaboración de queso en realidad realizan algo parecido a una predigestión de la leche, por lo que al organismo ya le damos una parte de su trabajo hecha. Tanto la leche de oveja como la leche de cabra contienen menos lactosa que la leche de vaca y ello hace que los intolerante a la lactosa muchas veces toleren los quesos que proceden de cabra o de oveja, además, si consumimos quesos de largas curaciones prácticamente nos garantizamos que este azúcar se haya transformado en ácido láctico.

3. Mejora nuestro aspecto. Aunque suena a ciencia ficción muchos de los nutrientes que apuntábamos en el punto primero son fundamentales para mejorar la salud y el aspecto de nuestra piel, cabello y uñas.

4. Grasa más saludable. Los quesos de cabra tienen menos grasas saturadas. Varios estudios demuestran que el consumo de la leche de cabra reduce el colesterol total y la fracción LDL gracias a los ácidos grasos de cadena mediana (caproico, caprílico, cáprico). En el caso de los quesos de oveja encontramos ácidos grasos esenciales para nuestro organismo como el omega 3 y el ácido linoléico. Estos componentes mejoran el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico.

5. Gran fuente de ácido linoléico. Este ácido está muy relacionado con la prevención de ciertos cánceres como el de colon.

6. Mejora la salud de la boca. Además de ser una gran fuente de calcio lo que ayuda fortalecer nuestros dientes y encías, el consumo de queso reduce la placa bacteriana y mantiene una correcta higiene bucodental de forma natural.

7. Alimento recomendado durante el embarazo. El queso es un alimento rico en ácido fólico, este componente se relaciona con la producción de la leche materna por lo que se hace muy recomendable el consumo de queso durante el embarazo.