Compartir en Facebook Compartir

Pues resulta que hoy nos ponemos un poco texmex, hacemos un guiño al otro lado del charco y decidimos jugar con chili o chile (como cada uno prefiera). Para aquellos que estéis un poco perdidos, como nos pasaba a nosotros,  el chili es una sopa espesa a base de tomates a la que se le añade carne (generalmente de ternera) y chiles verdes, el resultado es una bomba deliciosa y muy picante.

Cuando vimos esta receta se nos planteó una duda existencial… ¿Y si a esto le añadimos queso? Ummmm… ¡no nos salen ni las palabras!

Os dejamos una receta sencilla para realizar en diez minutos que sorprenderá a vuestros invitados y os transportará a la mismísima Carolina del Norte.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de harina común
  • 3/4 vasos de leche
  • 200g de queso cremoso
  • 150g de queso curado de oveja rallado
  • 1 lata de chili (el chili también se puede hacer casero)
  • Nachos

Pasos:

  1. En una sartén honda a fuego lento ponemos el aceite de oliva y le añadimos poco a poca la harina, con la ayuda de unas varillas vamos removiendo para crear una masa homogénea.
  2. Cuando la masa se ha oscurecido le añadimos la leche fría (para evitar que salgan grumos) y seguimos moviendo con las varillas.
  3. Cuando hemos conseguido ligar esta especia de bechamel le añadimos el queso cremoso y removemos hasta que éste quede totalmente disuelto.
  4. Añadimos el queso curado de oveja rallado y volvemos a remover para mezclarlo todo (ojo reserva un poco del queso rallado porque luego lo vas a necesitar).
  5. A esta mezcla le añadimos la lata de chili con carne.
  6. Cuando todo está bien ligado, lo vertemos en una bandeja de horno, espolvoreamos un poco más de queso rallado y lo gratinamos.
  7. ¡Ya está listo para comer con nuestros nachos!

Recomendamos usar un queso crema suave que funda bien, una buena opción es escoger queso mascarpone u otra variedad que no tenga un sabor muy marcado. Sin embargo para el queso rallado nos decantamos por un buen queso curado de oveja (cuánto más carácter mejor) que pueda competir con la intensidad de sabor que tiene el chili. También se puede escoger queso curado de cabra, eso sí, que siempre sea artesano.

Tened preparada bebida refrescante porque la vais a necesitar para apagar el fuego de la boca, pero os garantizamos un aperitivo de diez al más puro estilo tejano. Los más atrevidos pueden añadir algún jalapeño al plato, pero de eso ya no nos hacemos responsables.

Para sacar todo el partido a esta receta, nosotros este plato los elaboramos con queso curado de oveja Peñagorda.

¡Buen provecho!