Solomillo en salsa de queso

28-09-2018

Compartir en Facebook Compartir

Resulta que tenemos invitados en casa y para variar lo sabemos con una hora de antelación. No pasa nada, después de una ensalada un poco curiosa os proponemos un segundo plato que se prepara en menos de media hora y que va a dejar a nuestros invitados más que satisfechos, solomillo de cerdo en salsa de queso. Como en todo, la calidad de la materia prima determinará el éxito de nuestro plato por ello os recomendamos que hagáis una visita a vuestro carnicero de confianza para que os elija unos buenos solomillos de cerdo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 solomillos de cerdo
  • 400 ml de nata para cocinar
  • 75 gr de queso curado de oveja
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta molida

 

Solomillo receta

 

Pasos

  1. Lo primero que vamos a hacer es prepara la carne. Ponemos en una sartén un chorro de aceite de oliva, cortamos los solomillos en medallones de unos 4 cm de grosor y los sellamos. Una vez tenemos la carne en la sartén salpimentamos al gusto. Retiramos la carne para que no se nos quede seca.
  2. En esta misma sartén para aprovechar el jugo que ha soltado la carne, añadimos la nata a fuego medio y una vez haya roto a hervir vamos añadiendo el queso desmenuzado. Removemos hasta que el queso se haya fundido (tardará unos 5 minutos).
  3. Cuando la salsa sea uniforme incorporamos la carne que previamente habíamos sellado, vamos removiendo todo hasta que la salsa se espese (unos 10 minutos).
  4. Para presentarlo os recomendamos plato liso, ponemos los medallones y añadimos la salsa por encima (la cantidad que a cada uno le guste).

Pese a la sencillez del plato os garantizamos su éxito, además de su versatilidad ya que dependiendo del tipo de queso que se utilice el resultado final cambiará totalmente. Eso sí, recuerda que estamos cocinando solomillo con queso así que evita sabores demasiado fuertes o cantidades exageradas de queso que hagan que la carne desaparezca. Y ya para terminar las recomendaciones acompaña este plato de un vino tinto de crianza o de una cerveza con cuerpo.

 

¡Buen provecho!


Si te ha gustado esta entrada, puedes registrarte en nuestra newsletter para recibir en tu correo electrónico otras publicaciones de interés acerca del queso.

Alta newsletter